LOADING

Escribe para buscar

#VansBookClub – Porno de Irvine Welsh

#VansBookClub – Porno de Irvine Welsh

Wenceslao Bruciaga 23 marzo, 2017

“La verdadera prostitución consiste en dejar que utilicen tus emociones” dice Simon a.k.a. SickBoy en Porno.

Hemos llegado a Porno, la novela de dónde Danny Boyle se inspiró para filmar la tan esperada Trainspotting 2.

Ya cubrimos Trainspotting acá

Su precuela, Skagboys, acá.

Una tragedia obliga a Renton a volver a Edimburgo, el encuentro con SickBoy es inevitable y tras saldar deudas y rencores a puño cerrado y patadas, con ayuda de Spud, deciden montar un negocio de porno amateur en las bodegas traseras de las tabernas más destartaladas de Glasgow.

Si, es la historia de los transpotters (en la novela, 10 años después; en la película, 20): Mark Renton regentea un club techno en Amsterdam que montó con el dinero que robó a sus amigos al final de Trainspotting; SickBoy hereda el destartalado pub de una tía extravagante y despreocupada; Spud intenta ser un buen padre comprando videojuegos a su hijo mientras sigue enganchado a la heroína y otras drogas y Franco Begbie permanece encerrado en la Cárcel de Edimburgo, brincando en cólera cada que recibe el montón de revistas pornográficas gays enviadas por SickBoy a modo de pesada broma.

En el mapa de personajes aparecen por ahí la sensual Nikki Fuller-Smith, una encantadora universitaria tan insegura que está dispuesta a todo con tal de ser el centro del universo y el gorila de Juice Terry, uno de los cuatro protagonistas de lo que para mi es la mejor novela de Welsh: Glue.  Welsh tiene un retorcido talento para extrapolar sus personajes de una novela a otra.

Si Skagboys es una placa de la juventud escocesa y como la familia y las amistades y el entorno social son un caldo de cultivo para hundirse en las drogas, y Trainspotting es una cruda y angustiante reflexión sobre el futuro como chaqueta mental que ayude a dejar las drogas,  Porno es básicamente un ejercicio de rendición frente a esas buenas o malas decisiones que moldean nuestra vida adulta en su axioma más irremediable y como el hedonismo y el humor cruel es la mejor forma de sobrevivir a la frustración.

Porno de Welsh es sobretodo un libro de humor como eje para sobrevivir a nuestras malas decisiones.

Dice mi padre que la relación más sana con tu pareja es que tu pareja sea algo así como tu amigo con el coges:“a los amigos les perdonas casi todo, a las parejas casi nada” .

Cuando tuve la oportunidad de entrevistar a Irvine Welsh en TimeOut a propósito del lanzamiento de Skagboys, le pregunté que era más importante para él: el amor o la amistad…. Se quedó pensando varios minutos, hablando de su esposa, pero de todos los amigos que habían quedado en Escocia, me contestó:

“A veces crees que vas a tener un amigo para siempre, pero eso cambia cuando la gente empieza a reconocer sus propias necesidades y sus deseos. El grupo de amigos termina reprimiendo y hay que salirse de ahí. El ejemplo ideal sería el tipo que tiene un grupo de amigos y después se aleja, pasa el tiempo, se divorcia y vuelve para verlos de nuevo. Es una relación de buscar y perder. Dos de mis mejores amigos lo han sido desde que teníamos seis años. Son como mi familia y aunque no los veo tanto, me preocupo por ellos, quiero saber cómo están y los siento cercanos”.

 Porno es un corrosivo y hermoso homenaje a la amistad entre hombres, a su movilidad y su perdón, a la a veces inexplicable pero obligada necesidad de abandonarlos, quizás porque la nostalgia fortalece los lazos de amistad.

En Español la compran por acá

En Inglés, por acá.

Tags:

Dejar un comentario