LOADING

Escribe para buscar

EL AÑO DE LA RATA – ZACHARY COLE SMITH

EL AÑO DE LA RATA – ZACHARY COLE SMITH

RAdeG 4 septiembre, 2017

Foto de Thomas Hawk

Eran las 2:10 PM de un día reciente cuando Erich de Plop Radio me mandó un mensaje para decirme: “Heads up, 10 min. Suerte”. Parece una trivialidad, pero de verdad estaba ansiosa, pues fue un día de mucho trabajo y tenía varios días esperando que me confirmaran esta llamada.

DIIV es una de las bandas que más me gusta escuchar en los últimos años, posiblemente de mis favoritas del 2010 para acá. Su música usualmente melódica, etérea y claramente influida por el dream pop no es más que un viaje sensorial que te incita a cerrar los ojos y dejarte llevar.


Así dan las 2:20 PM y le marco.

A: Hola Cole, mi nombre es Adria, ¿cómo estás?

C: Bien, bien, estoy bien.

A: ¿Sigues en Los Ángeles?, ¿qué tal el clima, mejor que en Nueva York?

C: Si, jajaja, está perfecto. Nueva York puede ser brutal. Amo Nueva York, pero ya sabes.

A: ¿Qué haces en Los Ángeles?, ¿solo estás pasando un rato ahí?

C: Estamos trabajando en unas cosas de DIIV con la banda, ensayando. Todos están acá y renté un departamento, así que voy estar aquí un rato.

A: He leído en algunas entrevistas que el nombre DIIV es una referencia a la canción de Nirvana, pero que también es por una vibra oceánica de las primeras canciones. ¿Qué escucharías en un viaje transatlántico en un velero?

C: No escucharía mi propia música, escucharía música que estoy aprendiendo a tocar, quizás a Cross.

A: ¿Incesticide es tu disco favorito de Nirvana?

C: Nevermind. Es un álbum al que siempre recurro para inspirarme. El momento en el que salió y lo que lograron como banda es lo que me gusta, está perfectamente realizado.

A: ¿Cómo influye en ti y en lo que haces vivir en NY? Es decir ¿cómo te afecta el ambiente en el que estás a la hora de hacer música y escribir canciones?

C: Las canciones y los discos son muy personales, esté donde esté, siempre soy yo.

A: ¿Qué te gusta hacer para inspirarte?

C:  Me gusta mucho leer y escuchar música por el estado anímico, la vibra y el contenido emocional.

A: ¿Cómo te interesaste en Stockhausen y el Krautrock?

C: Por Colby, él fue el que me introdujo al Krautrock. A Colby le gustan cosas muy interesantes.

A: ¿Qué es lo que te interesó?

C: Fue un movimiento único, nadie más lo estaba haciendo. Para mi es una gran influencia solo por su enfoque en el rock and roll.

Regresando a tu pregunta del paseo transatlántico, escucharía a Beak, es el nuevo proyecto de Geoff Barrow, tiene muy buenos sintetizadores y caja de ritmos.

A: ¿Qué otras cosas te interesan?

C: Me gusta mucho leer literatura nativa de EE.UU., autores como James Welch y Louise Erdrich. Oshin tiene muchas referencias e ideas escondidas a lo largo del disco sobre la perspectiva naturalista de este tipo de literatura y poesía.

A: Leí que tú y Devin comparten el mismo signo del zodiaco chino ¿Cómo fue esto un punto decisivo para que él se uniera a DIIV? ¿Qué es lo que te interesa de la astrología?, ¿es algo en lo que crees?

C: Definitivamente, sí. Hace poco Sky me presentó a su psíquico y, no es algo que defina mi vida, pero me ha dado lecturas sobre experiencias con personas en mi vida, lecturas a la banda que han estado acertadas.

A: ¿Has estado en México antes?

C: Si, fui hace unos años a Monterrey a tocar en Nrmal con Beach Fossils, y en otra ocasión acompañé a Sky a una presentación que tuvo en un centro comercial.

A: Henry Rollins siempre habla de sus días cuando trabajó en un Häagen-Dazs en Washington D.C. ¿en qué trabajaste antes de que empezaras a tocar y hacer giras con tus bandas?

C: En muchos lugares. Trabajé en la construcción, en la jardinería, limpiando, en un deli cortando carnes frías.

A: ¿Ya eras vegano cuando estabas rebanando jamones?

C: Justo esa experiencia fue la que me empujó a decidir serlo. El estar cortando carnes frías y manejando comida fue el momento decisivo.

A: Muchas gracias por hablar conmigo, nos vemos pronto por acá. Suena como si estuvieras comiendo algo.

C: Jaja, si, una manzana, gracias.

Tags: