LOADING

Escribe para buscar

Caravaggio en el MUNAL y en el Celuloide

La semana pasada caminaba por el centro sin saber que hacer o a dónde ir para refugiarme del maldito sol, por suerte ya iba dando la vuelta en el callejón Marconi que está a un costado del MUNAL, fue como encontrar un oasis, era mi oportunidad de visitar por fin la exposición “Caravaggio. Una obra, un legado” que ya estaba abierta desde el 22 de febrero. Así que entré al museo que personalmente detesto, me formé para pagar mi entrada sin descuento de estudiante emocionado por ver el trabajo de Michelangelo Merisi da Caravaggio away from the keybord (AFK). Seguí la línea dorada que te lleva a la sala de exhibición, recorrí las pinturas sin mucho afán debido a mi ansiedad de ver la única pieza del pintor que fascinó con su talento, rebeldía y belleza juvenil a los ricos y poderosos de la Italia proto barroca.

Claro que las obras exhibidas son espectaculares muestras de la suprema conciencia y manejo de la luz, además de ser claros ejemplos de la influencia que tuvo el pintor en los artistas de la Nueva España y del México independiente. De las 16 piezas de la exposición estas dos fueron mis favoritas: La incredulidad de Santo Tomás” de Sebastián López de Arteaga, pintada cuarenta años después del original de Caravaggio, y “Seis apóstoles” por Baltasar de Echave Rioja, miembro de una de las familias de pintores más relevantes en la historia del arte nacional (La Familia Echave), pero como decía arriba, yo fui solo por el plato fuerte.

La buenaventura (1596) – Caravaggio / ©Museos Capitolinos de Roma

La Buenaventura, es una explosión de detalles, lejos de las cuestiones técnicas sobresale la elección del tema: un robo, un timo perpetrado por una mujer a un hombre adinerado, sutilmente muestra una actividad que admiraba y profesaba en su vida diaria, el hurto. Se le pagaba por pintar belleza y temas eclesiásticos, algunas eran escenas sangrientas y violentas pero no acciones de bajeza, lo que hizo fue revestir esta obra bajo un manto lumínico dorado con texturas exquisitas que son casi palpables con la vista, aspectos estéticos que ocultan el motivo esencial. Si te acercas podrás ver a claramente las uñas de ambos personajes, la pulcritud en las manos del hombre en comparación con la suciedad acumulada en la cutícula de las uñas de la mujer son el más poderoso contraste visual comunicativo de la pintura.

La otra parte de la exposición es una sala multimedia llamada Caravaggio Experience, donde se reproducen por medios digitales 57 de las pinturas más conocidas del artista, muy moderno y bonito pero preferiría comprar una monografía.

© Caravaggio (1986) – Derek Jarman

La primera ves que vi una pintura de Caravaggio fue en el film homónimo dirigido por Derek Jarman en 1986, se trata de su sexto largometraje y es una de sus mejores y más finas obras en el celuloide donde retrata la voraz, tenebrosa y fugaz vida del pintor. Jarman nunca pensó en ser cineasta, él siempre quiso ser pintor, y lo fue desde su infancia hasta el día de su muerte, aunque sea la parte de su labor como artista menos mencionada. Así fue que su pasión por la pintura, la historia, los artistas clásicos y los antiquísimos temas religiosos le permitieron recrear una obra fiel a la esencia de un artista como Caravaggio.

“El color parece tener una inclinación queer”

La elección de Jarman para filmar Caravaggio al igual que sucedió con Wittgenstein, tiene un trasfondo homosexual, ya que ambos personajes al igual que grandes maestros de la pintura como Botticelli, Pontormo, Rosso, Miguel Ángel y Leonardo eran homosexuales. Al igual que Caravaggio, Jarman fue un radical y como tal, su decisión por llevar la vida del pintor a la pantalla fue transgresora, considerando el contexto político-social que rodea al film y al autor, quien fue un incansable activista en contra del tatcherismo; por otro lado, en Gran Bretaña la despenalización de la homosexualidad llegó hasta 1967 y todavía en 1988 existía la Clause 28, una ley contra la promoción intencional de la homosexualidad o la divulgación de material que la promueva, iniciativa que cesó totalmente su accionar legal en 2003.

© Caravaggio (1986) – Derek Jarman

No pierdas la oportunidad de conocer más sobre este artista a través de la película del director inglés y de la exposición que estará abierta hasta el 20 de Mayo, dos opciones que sin duda satisfacerán tus ansias por consumir arte.

© Caravaggio (1986) – Derek Jarman

Tags: