LOADING

Escribe para buscar

“No es recreativo: usos como usuarios existen”: Leopoldo Rivera, editor fundador de la revista Cáñamo

“No es recreativo: usos como usuarios existen”: Leopoldo Rivera, editor fundador de la revista Cáñamo

Wenceslao Bruciaga 20 abril, 2018
Día 20 del cuarto mes del año.  La historia no autorizada dice que a finales de los 70, un grupo de amigos conocidos como Los Waldos, fijaron una cita en la localidad de San Rafael, California, algo así como después de clases, para seguir la ruta de un mapa que supuestamente los llevaría a la plantación de mariguana tan fantástica como la fábrica de Willy Wonka. Acordaron que una buena hora de reunión debía ser a las 4:20, no cuatro y cuarto o cuatro y media. Las 4:20. Muy probablemente agendado en el momento más álgido de la pacheca. El número se popularizó y desde entonces el 420 es sinónimo de la cannabis, sobretodo en su versión fumada.
Cualquier coincidencia temporal con el 420 es buen motivo para muchos para ponchar o sacar el hitter para algunos. Luego entonces, el 20 de abril es algo así como el día oficial de la mota en buena parte del mundo. Pero más allá de pensarla, como una sustancia recreativa, ilegal en muchas partes del mundo, es innegable que tiene aplicaciones en la industria y en la medicina, y más allá, en la cultura.
Aterrizando en México, desde el 2000 contamos con una publicación especializada en la divulgación de la cultura del Cannabis con datos escrupulosos y sin mensajes subliminales o tendenciosos que no sea el de la satanización vil: Cáñamo. Su edición y permanencia no ha sido fácil, además de hacer frente a los estigmas, la censura oficial es su contante némesis.
Para unirnos al furor del 420, el tren del fume, entrevistamos a Leopoldo Rivera, fundador y editor en jefe de Cáñamo México, para hablar sobre sobre los esfuerzos que requiere una revista abiertamente a favor de la cannabis y abrirse paso en un país dónde juzgar es deporte favorito de la doble moral y la hipocresía:
(Foto Juan Carlos Ruiz Vargas)
¿Hace cuanto y cómo surgió la idea de fundar una revista como Cáñamo?
Prácticamente desde que nos enteramos de su existencia, allá por el año 2000. Quienes impulsamos la marcha, teníamos la intención de hacer una publicación sobre cannabis y nuestra referencia siempre fue Cáñamo. En aquel año los editores de España hicieron un intento por distribuirla en nuestro país, solo que Gobernación se opuso. Por esas fechas, los tres editores de Cáñamo México conocimos, cada uno por su lado y en diferentes situaciones, a los fundadores de la edición española. En aquel momento, los distintos proyectos en que andaba cada uno impidieron concretar una empresa que publicara la revista.
¿Es la primera revista especializada en canabis en México? 
Hasta donde sabemos, sí. Existieron Yerbalibre y la Gaceta Cannábica, pero eran en formato periódico y su periodicidad era muy irregular. Yerba y La Piedra Rodante, de los años 70 abordaban temas mariguanos, pero no se especializaban en hablar de la planta a detalle.

¿Sabías en lo que te metías al fundar una revista como Cáñamo? 
La verdad es que no me imaginé que nos pusieran traba alguna: el gobierno había llamado a participar en un debate y a dialogar abiertamente sobre la planta, por no hablar de todo lo que se ve en internet… ¡no pensé que la información abierta fuera tan mal vista! Evidentemente la Comisión de Gobernación encargada de calificar las publicaciones no está al tanto del estado del arte en materia de cannabis.

En realidad no nos han hostigado directamente, aunque sí es una molestia estar revisando argumentos y contraargumentos, presentar demandas de amparo y todo lo que implica una respuesta legal a una decisión autoritaria, como la que pretendió tomar la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la SeGob, un organismo que ejerce censura previa y que no se sabe cada cuánto se renueva y qué credenciales tiene sus integrantes para estar ahí.

 

¿Cómo va ese asunto con la Segob?
En este momento, después de que la Juez XIII de Distrito en la Ciudad de México otorgara una suspensión provisional de la decisión de SeGob, hay un periodo en que esta dependencia presenta sus argumentos para censurar, mientras que nosotros presentamos nuevos argumentos contestando los de la SeGob, todo esto lo revisa un tribunal de circuito, que tomará la decisión final de negar u otorgar la suspensión definitiva de la instrucción de SeGob de considerar ilícita y prohibir la circulación de Cáñamo.
¿Que es lo más complicado con lo que te haz topado durante la historia de Cáñamo, tanto como para quizás, por un momento, pensar en abandonar el proyecto?
Hasta eso, cuando haces lo que te gusta, todo los retos se vuelven emocionantes. No he pensado en abandonar el proyecto, si nos proscriben, publicaremos desde el exilio o, en extremo, desde la cárcel, aunque no creo que el gobierno sea tan obtuso para encarcelar, aunque sea por 15 días, a gente que solo pretende difundir información sobre una realidad innegable. Algo que sí resulta deprimente es la realidad del mercado de publicaciones impresas, algo que en el mediano plazo nos obligará a saltar a lo digital.
 
Desde la perspectiva de fundador y editor de Cáñamo: ¿cómo se ve la cannabis en México? 
Veo como una realidad inminente una regulación total del cannabis, aunque el Movimiento Cannábico deberá estar preparado para evitar que la apertura no traiga beneficios exclusivos para la industria; que la legalización permita a los mexicanos beneficiarse y tener acceso libre y universal a esta planta que es patrimonio de la humanidad porque es alimento, fibra para construcción de inmuebles y fabricación de textiles; medicina y, por si fuera poco, vía de relajación, espiritualidad y esparcimiento.
Creo que a partir de que salió Cáñamo hubo un despertar en nuestra sociedad, pues la presencia de nuestra publicación en los puestos de revistas dejó ver que puede ser un tema como cualquier otro, en un proceso que se ha dado en llamar normalización, volver normal la presencia del cannabis. Han surgido otras publicaciones, la industria comienza a florecer, el cannabis ya no se irá de México.
¿Cómo sale adelante Cáñamo? 
De momento, el financiamiento de Cáñamo proviene de la publicidad, son los anunciantes quienes aportan los recursos para que podamos seguir circulando. Salimos cada dos meses, el número de mayo está por salir. En la ciudad y de momento se puede comprar en puestos de periódicos, hay que pedirla a su voceador de confianza. Lamentablemente, la empresa que nos distribuía a nivel nacional se encuentra en huelga, de modo que estamos buscando distribución alternativa para los estados.
 
¿Que falta para que legalización del uso recreativo de la cannabis sea una realidad en México? 
Nosotros ya no le llamamos uso recreativo, no porque la recreación sea algo negativo, sino porque limita la definición a un solo fin, cuando el uso puede tener tantos fines como usuarios existen. Me explico: hay quien la usa para relajarse después de un pesado día de trabajo; hay quienes se concentran mejor en algunas actividades, o quienes llevan una vida espiritual y de esa manera sienten un contacto más fuerte con su espiritualidad, en fin, ¡cada persona la usa de manera diferente!
Creo que hay mucha hipocresía entre los políticos: no abordan el tema porque no les representa votos. Yo siempre le apuesto más a la cultura que a la parásita clase política: cuando cambie la cultura no será necesario que cambien las leyes porque la gente lo aceptará, si cambia la ley sin cambiar la cultura los prejuicios permanecen.
La cultura se cambia con información, en el momento en que la gente esté informada de que la prohibición perjudica más que un acceso seguro para los usuarios, en ese momento habremos ganado una batalla enorme. ¿Cómo les perjudica? Al no tener acceso a una materia prima, a una medicina super segura, eficaz y económica;  también cuando los policías se dedican a perseguir más a usuarios para extorsionarlos en lugar de perseguir a verdaderos delincuentes: ladrones, violadores, asesinos, secuestradores. La legalización beneficia a toda la sociedad, no solo a los usuarios.
Tags:
Artículo siguiente