Escribe para buscar

Sudor y taquicardia en Black Lips @ House Of Vans Mexico

Sudor y taquicardia en Black Lips @ House Of Vans Mexico

Marlon de Aquino 5 octubre, 2018

¿Existe la combinación perfecta entre skate y música? Sí, House of Vans. Más que ser una fiesta, es un punto de encuentro de ciertas representaciones de nuestros tiempos, un lugar donde podemos ver a nuestras bandas favoritas mientras skaters le dan al  bowl o medio tubo. Más cuando sucede en tu ciudad.

Recuerdo con exactitud la primera vez que hubo un HOV en México. Fue en 2013 cuando se anunció que habría este espacio dividido en cuatro días: Opening Night, Kiss My Vans, Classic & Mexico City y Off The Wall Day. Donde me quiero detener y hacer énfasis es en la fecha de Classic & Mexico City, noche encabezada por Black Lips; fueron varias las razones del impacto que impacto que tuvo en mí.

¿Por qué? Por fin iba a ver a Black Lips dentro de un evento que sólo había visto videos en YouTube y leído un par de reseñas de lo genial que representaba.

Sin embargo, conseguir accesos fue toda una odisea -bien es sabido que los accesos se dan con registro previo-, para esa ocasión volaron más que nunca. Por fortuna, el primo de un amigo (quien siempre nos invitaba a conciertos), de alguna manera nos consiguió un par de entradas. La teníamos de gane.

Hasta ese momento no sabíamos qué esperar del venue ni de la experiencia dentro de HOV. Sólo teníamos claro que veríamos a los Black Lips y División Minúscula. La sorpresa llegó cuando entramos al Bleu Reforma (antes era un antro donde por lo general servían bacachos), porque estaba tan bien adaptado con un medio tubo justo en el centro del venue, había una bola disco en el techo, suficientes barras libres y a pesar de que era un lugar pequeño, la gente está muy bien distribuida. Música, tragos y skate, nada mal para la primera vez de un HOV en México.

Inicialmente sólo esperaríamos a la hora de los Black Lips, pero la sed nos ganó y aprovechamos de la barra libre. Así la espera y ver a División Minúscula desde uno de los balcones del Bleu, no resultó tedioso como pensamos. Tomábamos pura perla negra, una tras otras como las canciones de DM. Mientras veíamos a los regios prendiendo a la pandilla que estaba abajo, nos dimos cuenta que con nuestros favoritos, se iba a poner más toscos y teníamos que estar ahí, en el mosh-pit.

Acabó DM, y nos ubicamos en el pequeño espacio que había entre el escenario y el medio tubo. Salieron los Black Lips, abriendo con “Sea of Blasphemy” y todo fue desmadre del bueno. Empujones, chupe por todas partes, sudor e inclusive uno que otro atrevido haciendo crowdsurfing. Llegó “Family Tree”, el mosh-pit subía de intensidad y fue en ese momento que mi corazón empezó a latir súper cabrón. El efecto de las perlas negras más estar metiendo putazos y brincando, me estaban cobrando factura.

He de aceptar que me espanté, pues mi ritmo cardíaco estaba muy acelerado y me sentía mareado. Por eso me aparté del mosh-pit a una área más tranquila para nivelar la frecuencia. Pasaron algunas canciones y ya estaba “normal”.

No fue hasta “Modern Art” que me aventuré, otra vez, a meterme a los empujones. Mala idea, otra taquicardia se apoderaba de mi cuerpo, pero más intensa. Ahí ya decidí apartarme por completó y ver a los Black Lips de lejos. Mis piernas me temblaban cabrón y cuando me tomé el pulso, éste estaba en casi 200.  

A pesar de que me quedé con las ganas de aplicar crowdsurfing en “O Karina!” o “Raw Meat”, fue lo más correcto que hice ante lo sucedido. El resto del concierto lo disfruté apartado, del lado de la consola de audio. Ya no quise jugarle al vivo.

Concluyó el show de Black Lips y como mi compa y yo ya estábamos fatigados, determinamos salir del Bleu. La noche no pudo haber cerrado de mejor manera, pues cuando nos encontrábamos en el estacionamiento, conocimos a los Black Lips y cotorreamos con ellos. No sólo terminamos con nuestra ropa empapada de sudor o chupe, sino también una buena experiencia.

Lo único que puedo agregar a todo esto, es que Vans tiró la casa por la ventana y se rifó un HOV como el que acostumbraba a ver videos.  

Tags: