Escribe para buscar

Couchsurfing across the USA: historias de sillones ajenos de Luis “Terma” Medina

Couchsurfing across the USA: historias de sillones ajenos de Luis “Terma” Medina

Yannick SM 11 diciembre, 2018

Luis Terma Medina, uno de nuestros meros jefes del Vans Skate Team México, nos comparte esu experiencia rolando por los E.E.U.U. quedándose en sillones, saliendo a patinar, recopilando experiencias para una biografía gruesa.

¡Gracias Luis!

La primera vez que escuché el término “couchsurfing” fue en el libro autobiográfico de Christian Hosoi. En una etapa de su vida Christian la tuvo muy complicada; perdió su casa, a su familia, prácticamente todo su dinero y se vio forzado a pasar un año viviendo en casas de amigos o conocidos, más específicamente, durmiendo en sus sillones, el lo llamaba couchsurfing y a pesar de lo duro que suene la situación él lo encontró demasiado divertido e hizo de esto una filosofía, típico de Hosoi.

Es con este espíritu que decidí emprender un viaje a Estados Unidos por dos meses, sin rentar un cuarto de hotel o pagar por una estancia, hostal, airbnb o cualquier otro; básicamente aventurarme y esperar que amigos o conocidos me recibieran en sus casas. La idea obviamente también era patinar, generar contenido audiovisual, conocer lugares y pasarla bien. Hay algunas cosas que son esenciales para lograr un digno couchsurfing; la primera sería viajar ligero, no queremos arrastrar por todos lados una gigantesca maleta y mucho menos si no estamos seguros de encontrar un lugar donde dormir o al menos un espacio donde guardar nuestras cosas.

Tener buenos amigos es básico, al final dependemos enteramente de ellos cuando se trata de tener un techo que nos cubra por la noche después de haber patinado todo el día. También sería ideal hacer amigos en todos lados, esto podría abrirme puertas en Nueva York, Chicago, San Francisco, Los Ángeles… las posibilidades son infinitas.

Un punto importantísimo es ser limpios, nadie quiere tener en su casa al clásico skater apestoso y desordenado. Una ducha al día y el uso de productos de higiene personal pueden ser la diferencia entre poder quedarte tres semanas o solo dos noches en un spot. Y aquí viene algo de igual importancia, tener todas tus pertenencias bien organizadas, en algunos lugares no se tiene oportunidad ni de desempacar siquiera, lo mejor es mantener lo verdaderamente importante a la mano y ser lo más compacto posible. Obviamente mi patineta es lo primero que pensaría en tener cerca de mí.

Processed with VSCO with fp1 preset

Ser agradecido es el factor más importante del couchsurfing y de la vida en general, hay acciones que por más pequeñas, harán saber a nuestro anfitrión lo mucho que apreciamos que nos abran las puertas de su casa, nos muestren su skatepark local y nos presten su sillón por unos días. Hacer el desayuno para todos por la mañana, llevarles un recuerdo de tu país de procedencia, limpiar la casa por ellos o simplemente escribir una nota de agradecimiento son detalles que nos aseguran ser bienvenidos de nuevo en un futuro.

Quiero agradecer a Vans por brindarme los medios para vivir esta aventura y sobre todo gracias a todas esas personas que me permitieron practicar couchsurfing en sus casas incluso cuando no teníamos ni un día de conocernos, se les quiere. Y animaría sin lugar a dudas a cualquier persona a llevar a cabo esta práctica, ya sea en sillones, colchones, la cama más lujosa o el piso, la idea es vivir esta experiencia, patinar como locos y sobre todo ahorrarte unos pesos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Texto: Luis Terma Medina

Fotos: Leox Martínez

Tags: