Escribe para buscar

El legado de David Bowie

Bowie es (me atrevo a decir) el ícono más grande de la cultura pop.

No hay duda alguna de que David Bowie es uno de los artistas más influyentes de los últimos 50 años. Sería imprescindible empezar por su música, pero su legado va más allá de su sonido, va desde su estilo, su persona, hasta su vida fuera de los escenarios.

En diversas vetas de la cultura pop, muchos artistas le han rendido tributo a lo largo de los años, cada uno imprimiendo un toque único y rindiendo homenaje a alguna de las miles de caras de Bowie, más allá de los usos que se le dan comúnmente a sus fotografías.

David Bowie, Aladdin Sane por Brian Duffy (1973)

En 2011, el artista Andrew Kolb reimaginó “Space Oddity” como un libro para niños (probablemente la peor historia para adaptar). Kolb hizo un una versión gratuita digital del libro, la cual se pudo descargar por un corto periodo de tiempo, sin embargo, lamentablemente nunca existió una versión física. A pesar de que las ilustraciones de Kolb eran increíblemente tiernas, lograban transmitir la tristeza y la angustia de la canción. Puedes leerlo completo aquí.

Por otro lado, el dueto neozelandés Flight of the Conchords exploró muchísimos géneros y vetas en las dos temporadas de su serie en HBO, haciendo pequeños homenajes a diferentes artistas, pero probablemente el más claro fue el que hicieron a Bowie en el sexto episodio de la primera temporada, el cual gira en torno a él y además tiene una canción que no sólo es una especie de reinterpretación de “Space Oddity”, sino que también emula su particular tono de voz y pregunta algunas cosas que quizás nos hemos preguntado. La mala noticia es que la producción se acercó a Bowie para que hiciera un cameo en el programa, pero él rechazó la oferta.

Jemaine Clement, integrante de Flight of the Conchords, es un gran fan de Bowie –como quedó demostrado con el ensayo que escribió sobre el episodio y la canción que hizo como tributo– y su esto no sólo se quedó en la serie, sino también quedó plasmada en Moana (2016). En la película, Clement ayudó a Lin-Manuel Miranda a escribir la canción “Shiny”, la cual él mismo interpreta, como el cangrejo/monstruo Tamatoa, la cual de acuerdo a Clement y Miranda, es un tributo al músico.

El legado de Bowie va más allá de tributos en la cultura pop, está reflejado en acciones que empezaron a plantar semillas en pequeñas cosas que vemos hoy en día. En 1983, mientras Bowie promocionaba su éxito “Let’s Dance” fue entrevistado por Mark Goodman para MTV y aprovechó la plataforma para cuestionar la falta de artistas afroamericanos en la programación del canal (el cual llevaba dos años ya al aire). La pregunta de Bowie partía de una falta de inclusión en una plataforma que estaba estallando y convirtiéndose en uno de los medios más importantes para los artistas. Bowie fue uno de los artistas que disparó el debate en torno a la falta de inclusión y diversidad en la música que MTV programaba, especialmente después de que Mark Goodman respondiera que esta decisión obedecía a “poner la música que la mayoría del país quería escuchar”.

El profundo respeto que Bowie sentía por la cultura afroamericana, especialmente, por la música soul y el funk, le sirvieron como inspiración para sus discos Young Americans y Station to Station, con los que llegó a presentarse en el exitoso programa de música “Soul Train”, el cual es una piedra angular en la cultura pop afroamericana. A pesar de no haber sido el primer artista blanco en presentarse en el show, su presentación queda guardada en los anales de la historia como una de las más emblemáticas en el programa que duró más de 30 años al aire.

La influencia de Bowie en la moda es innegable. Diseñadores tan importantes como Jean-Paul Gaultier, frecuentemente lo citaban como una fuente de inspiración –como se puede ver en las colecciones de Gaultier de 2011 y 2016. También Hedi Slimane quien quedó al frente de la marca Yves Saint Laurent declaró su admiración por Bowie y lo nombró como una de sus influencias.

Modelo en pasarela de Jean-Paul Gaultier 2016

Si bien Bowie siempre estuvo ligado al mundo de la moda a través de diferentes diseñadores, fue él quien dio una de sus primeras oportunidades a uno de los diseñadores más influyentes de las últimas décadas: Alexander McQueen. El joven McQueen era tan sólo un recién egresado de la universidad cuando Bowie le encargó el diseño del abrigo con la bandera del Reino Unido que aparece en la portada del disco Earthling y que además utilizó durante la gira.

El artista brasileño Butcher Billy, cuya obra consiste en crear imágenes a partir de íconos musicales y otras referencias de la cultura pop como la TV, películas o cómics, también nombra a David Bowie como una de sus influencias y creó una serie para rendir homenaje al artista. Checa todo el proyecto acá.

Quizá el legado más grande de Bowie es su genio para el performance, no sólo reinventándose a partir de cada disco, sino creando un performance a partir de su vida y su muerte. Por un lado, en 2015 Bowie estrenó el musical Lazarus, en el cual un hombre no puede morir. El musical está basado en la novela The Man Who Fell to Earth (cuya película protagonizó Bowie) e incluye canciones de Bowie y está protagonizado por Michael C. Hall (Hannibal, Six Feet Under). Hall no sólo consigue dar una actuación excelente, sino que consigue emular la voz de Bowie por momentos, por la misma razón, fue el encargado de ayudar a Bowie a promover en vivo su disco Black Star en diferentes programas de TV.

Por su parte Black Star, el último disco de Bowie y el 25º en su carrera, fue lanzado apenas dos días antes de la muerte del artista y en el día de su cumpleaños 69. Dos días nos tomó darnos cuenta de que el último disco de Bowie era el canto a una estrella que estaba a punto de extinguirse, que era una carta de despedida y que Bowie había hecho un álbum para anunciar su muerte.

Mucho antes de su muerte en 2016, la presencia de Bowie en la cultura pop era fuerte y recurrente. Sus diferentes facetas, su música, su carrera cinematográfica, su influencia como ícono de moda, su activismo, su fluidez de género, inquietud literaria, son sólo algunas de las razones por las que su legado ha permanecido. Lo que toca ver es si somos capaces de seguir reinventando a Bowie, si somos capaces de emular lo que en vida tanto buscó, si podemos seguir dándole vida a través del arte y si podemos hacerle justicia a su legado.

Tags: