Escribe para buscar

¡Cheap Cheve! Entrevistamos a FIDLAR y vimos su en vivo.

¡Cheap Cheve! Entrevistamos a FIDLAR y vimos su en vivo.

Marlon de Aquino 16 abril, 2019

Por fin, tuvieron que pasar años para que FIDLAR viniera a México. Show intenso, sin pausas y adrenalina. Abao encontrarán una crónica, pero antes una entrevista que concedieron a Since 66 horas antes de brincar al escenario en una tocada en la que no faltó el sudor, el pogo, el slam y la cheve no-tan-barata.

La velada empezó con los Carrion Kids, quienes regresaron a su ciudad natal después de varias fechas en USA. Manera perfecta para ser el opening act de FIDLAR, concluir su gira “Hacer Daño”, demostrar su calló obtenido y calentar Sala Puebla sin ninguna dificultad. Buen trabajo del cuarteto.

De inició a fin, FIDLAR & co (nosotros) dimos todo. No hubo momento alguno en que metieran guitarrazos, se contagiaran de la energía de quienes estábamos ahí y dar un repaso a sus 3 discos.

Where’s my alcohol?” aplicó desde el momento que la cerveza volaba por todas partes. Así comenzó el caos del mosh pit, uno que otro aplicando crowdsurfing, sudor y putazos por todas partes. Escenario perfecto que dio paso a ‘Stoked And Broke’ y ‘No Waves’.

La intensidad del gig hasta antes del encore fue particularmente en ‘Drone’, ‘By Myself’, ‘West Coast’, ‘5 to 9’ (canción en la que Zac invitó a las chicas para armar su propio moshpit), ‘Wait For The Man’ y ‘Cheap Beer’. Ésta última que ya se ha posicionado como un clásico y símbolo de FIDLAR; cada vez que llegaba la parte de “I drink cheap beer, so what? Fuck you” daban ganas de más.

Como un parpadeo de punk rock, el encore llegó con ‘Cocaine’. Nada mal para que estos californianos hicieran sentarnos a todos en Sala, saltar descontroladamente al grito de “You take Sally and I’ll take Sue”.

¿Qué tal el setlist? Alta presencia del primer material, pero entrelazado piezas del Too y Almost Free. No nos podemos quejar de nada con FIDLAR, su primera presentación estuvo bien ejecutada. Sí, por más de una hora nos drogamos con su música y los visuales proyectados en una manta. Un verdadero punk rock show.

Ante la premisa de que crecer se vuelve complicado, parecería que no aplicó para ellos mismos; se mostraron experimentados al momento de ejecutar sus instrumentos y tienen energía de sobra.

Tags: