Escribe para buscar

SKETCHY BEHAVIORS | SOFIA ENRIQUEZ

Influenciada por el arte egipcio antiguo, las esculturas griegas y las ilustraciones americanas de finales del siglo XIX, las pinturas de la artista basada en el Valle de Coachella, Sofía Enriquez, muestran rostros atemporales, andróginos y coloridos que han aparecido en todo, desde murales hasta colgantes y vestimentas. Sofía no solo es una cosa, trabaja con su comunidad local, da clases de arte en la YMCA y administra su propia línea de ropa pequeña, Mucho.

Fotografías cortesía del artista.

Entrevista realizada por vans.tumbler.com, traducción de Since 66


¿Podrías presentarte a todo el mundo? ¿Dónde estás basada?
Hola, soy Sofía Enríquez y soy una artista que vive en el Valle de Coachella. Me gusta pintar murales y encontrar objetos vintage con los que pueda vestir o decorar espacios. Hablo inglés y español, pero me siento más cómodo cuando hablo Spanglish.

¿Cómo te encontraste creando arte o interesándote por el arte?
Comencé a dibujar personajes que me gustaban en la televisión como las PowerPuff Girls o los Power Rangers cuando era muy pequeña, 7 años. Siempre hacía la ropa de mi muñeca y sus “casas de arte” con cajas de zapatos, recortes de revistas , pegamento, tela, y un montón de pintura. Me metí en el arte cuando tenía 9 años, iba a trabajar con mi madre para limpiar casas y me inspiró el arte que los dueños de las casas tenían en las paredes. Algunas de esas casas tenían pinturas originales de Rothko, Picasso e incluso antiguas egipcias en papiro. No me di cuenta de lo que eran hasta que me hice mayor, simplemente me gustaron.

He tenido depresión desde muy temprano en la vida, por lo que el arte se convirtió en mi forma de comunicarme o en tratar de entender lo que estaba pasando, así que empecé a pintar cuadros cuando tenía 12 años. Siempre llevaba un libro negro como un diario y buscaba un lugar para simplemente esconderme. El arte fue una de esas cosas que sentí gratificante y me ayudó a sentirme parte de algo más grande. Me sentí tan convencida acerca de la creación que me inscribí en Otis College of Art & Design después de la secundaria y obtuve un BFA en Artes de la Comunicación con énfasis en ilustración. Después de graduarme en 2014, comencé a pintar murales y pinté unas 30 piezas a gran escala.

Siendo del Valle de Coachella, ¿qué te gusta de esa comunidad? ¿Cómo esa comunidad fomentó tu interés en el arte a una edad temprana?

Realmente me gusta cómo el valle está tan extendido, pero todavía se siente como un pequeño pueblo y la gente se apoya mucho en la comunidad artística.

A temprana edad, hice muchas cosas para mí y para mis amigos más cercanos, realmente no compartí lo que estaba haciendo hasta que llegué a la escuela secundaria porque era muy personal. Después de mudarme al desierto desde Los Ángeles, después de graduarme en la escuela de arte, encontré a mi gente: artistas, curadores, coleccionistas y músicos. Comencé como voluntaria en organizaciones de arte, museos de arte, descubrí lo que realmente quería hacer y comencé a trabajar como artista independiente.

¿Cómo describiría su trabajo a alguien que quizás lo está descubriendo por primera vez? ¿Qué querrías que esa persona tome de él?

Describiría mi trabajo como simbolismo, surrealismo y arte gráfico. Uso mucho texto, retratos e iconografía.

Cuando pinto en piezas a escala más pequeña, pinto recuerdos, emociones y experiencias realmente personales, algunas de ellas contienen muchos autorretratos y figuras. Los murales que pinto tienen colores muy brillantes, adornos, texturas, caras, texto, casi como si estuviera imitando un patrón textil.

También pinto en ropa y eso le da a mi arte otra plataforma para ser audaz y ruidosa, y llamar la atención de extraños, que es lo opuesto a mis obras más pequeñas. Quisiera que los espectadores asuman que son tan parte de la pintura como yo.

En tu arte, a menudo creas varias caras y personas en todos los tonos y colores diferentes. Se plantean temas de interconexión y diversidad. ¿Puedes hablar un poco sobre cómo percibes estos temas?

Siempre me preguntan, “¿qué eres?” Mucho. Es una pregunta rara, creo. Así que empecé a dibujar caras que son atemporales, andróginas y en una variedad de colores. Estoy muy influenciada por los detalles faciales en el arte egipcio antiguo, los rasgos faciales en las esculturas griegas, las pinturas antiguas de la iglesia católica y las ilustraciones estadounidenses en blanco y negro de finales del siglo XIX. Me gusta cómo todas estas culturas, en diferentes períodos de tiempo, pintaron caras de manera muy similar. Así que estoy dándole la vuelta. Es una manera de que yo me refleje y, como no se parecen a nadie específicamente, espero que los espectadores también puedan verse a sí mismos en ellas.

¿Qué es un día típico en el estudio para ti? ¿Y en qué estás trabajando actualmente en el estudio?

Un día típico en el estudio para mí comienza con una breve meditación, un smoothie de frutas, una taza de café. Dependiendo del próximo proyecto de mural que tengo por hacer, esbozo algunas ideas para nuevos murales y trabajo en propuestas. Voy a lanzar mi primer conjunto de impresiones muy pronto, ¡así que estoy muy emocionada por eso! También cazo cosas usadas, así que tengo una gran variedad de objetos, ropa o incluso lienzos encontrados que puedo reutilizar y reciclar. Luego trabajo en los planes de mis lecciones para algunas de las clases de arte que enseño para el YMCA, enseño arte para los estudiantes de 1º a 8º grado.

Actualmente estoy trabajando en algunas pinturas y trajes vintage pintados para una exposición individual que planeo lanzar. A principios de este año, tuve la oportunidad de presentar un desfile de moda independiente aquí en Palm Springs, por lo que quiero lanzar otro evento que combine mis tres prácticas: murales, moda y tapices.

Cuando trabajas en el desarrollo de una nueva pintura o pieza, ¿cómo comienzas? ¿Nos llevarías del cuaderno de bocetos, a las opciones de color, a la pintura terminada?

Por lo general, algunas de mis obras vienen a mí cuando estoy experimentando algo complicado o difícil, es como si mi mente tomara una captura de pantalla de mi subconsciente y esa será mi próxima pintura.

Si alguna vez me bloqueo, empiezo escribiendo cosas pequeñas que escucho en espacios públicos que me parecen sobresalientes, encuentro algunas letras de canciones que meresaltan, me pongo en sintonía con lo que siento y lo que quiero hacer, y lo apunto en mi cuaderno de bocetos. Agregaré pequeños dibujos de animales o cosas que he visto en mis sueños. Luego encuentro el lienzo, la camisa o cualquier superficie que quiera pintar y simplemente lo hago.

¿Cómo te desconectas, por así decirlo? ¿Qué haces para centrarte o enfocarte de nuevo si te sientes estresada por los plazos, las exposiciones de arte y el tipo?

Debo meditar directamente cuando el estrés me arrastra. Hace poco comencé a practicar la meditación y realmente me ayuda cuando estoy trabajando en un proyecto o sólo en la vida. Sin embargo, me encanta trabajar bajo cierta presión porque puedo trabajar mucho en poco tiempo, lo que me ayuda a confiar en mi primer instinto. Trabajar rápido es la forma en que me acerco a la pintura de murales, y también es una manera pacífica de desconectarme.

Recientemente participaste en el stand de Swatch en el Vans US Open of Surfing. Nos encantó tu pieza, ¿puedes contarnos un poco sobre el día y la pintura en vivo?
Me lo pasé genial pintando en la playa y con tanta gente que venía y checaba mi proceso. Al conducir hasta el evento, estaba tan emocionada y agradecida de pintar en el Vans US Open de surf. Hice un pequeño viaje desde el desierto a la playa y pude experimentar la cultura del skate y el surf en el OC. Inicialmente aparecí con un boceto que hice unos días antes, pero una vez que saqué las latas de pintura simplemente fluí con los colores que me dieron y pinté lo más posible en un par de horas. No hace falta decir que era mi zona zen.

No solo pintas murales y obras, sino que también pintas ropa. ¿Puedes contarnos un poco sobre cómo sucedió esto, qué te gusta de ello y en qué se diferencia de lo que normalmente haces?
Comencé a pintar y coser en la escuela secundaria, así como a 2006-2010 y empecé a vestir a mis amigos con atuendos funky. Desde entonces comencé una pequeña línea de ropa llamada Mucho, es como una pequeña y divertida manera de mantener mi arte activo incluso cuando no estoy pintando en las paredes. Realmente disfruto la forma en que la gente reacciona cuando estoy en público. Recibí excelentes comentarios de extraños, se me acercan y me preguntan “¿qué es?”, Y es una buena forma de interactuar con las personas. Es diferente a mis murales porque los murales se quedan en un solo lugar, generalmente el espectador se para frente a ellos y posa, pero cuando se trata de usar la ropa pintada, el nivel de confianza aumenta y puedo ver cómo mis modelos y clientes comienzan a cambiar su lenguaje corporal y su actitud también hacia una mucho más empoderada. La ropa es una manera fácil de mezclarse con la multitud, pero he visto cómo la ropa de MUCHO eleva el Street Style y aporta mucha energía a la gente.

¿Cuál ha sido uno de tus proyectos más gratificantes? ¿Y qué tipo de desafíos enfrentaste y cómo los superaste?

Uno de los proyectos más gratificantes que he realizado fue el reciente mural que hice para la ciudad de Palm Springs y el Museo de Arte de Palm Springs. Dí una clase de arte sobre cómo pintar un mural en un espacio público a 10 estudiantes. ¡Fue una experiencia tan divertida! Sobre todo porque estos niños vieron lo que es ser un artista y el trabajo físico que implica. Tenían edades entre 9 y 12 años, que es la edad en la que empecé a dedicarme al arte, de una manera que estaba en sintonía con su mentalidad. La mayoría de ellos nunca han pintado nada más grande que una hoja carta por lo que fue un privilegio y una experiencia tan iluminadora hacer que salgan a pintar en un espacio público a gran escala. Es algo que siempre quise hacer cuando era niña, así que fue realmente genial poder ser parte de eso con ellos. El mayor desafío fue el calor del desierto! Estábamos a más de 35ºC afuera y solo tuvimos 3 días de sesiones de 4 horas para terminar de pintar la pared de 5 pies x 80 pies. Era como pintar en un horno y enseñar a los niños a pintar un mural, y animarlos a confiar en sí mismos.

¿cuál es la historia artística más extraña que desea compartir?
Mi historia artística más extraña es cuando una noche fui a pintar con un equipo en París. Preguntaba a los lugareños sobre lugares seguros para pintar y conocí a este pintor, ArtJoko, un artista de graffiti y un amo de la moda. Le pregunté acerca de algunos puntos y dijo, “pintamos esta noche, a las 20 en punto, nos reunimos en tal estación”. Yo estaba” ¡Ok! “.

Así que no hablo francés, y nadie hablaba inglés, excepto Joko, que lo hizo. Fui a pintar con él y con otro grafitero. Llegamos a algunos puntos, luego esperamos un poco y dimos vueltas. Más tarde conocí a este equipo de graff que ha estado pintando probablemente desde los años 90. De todos modos, todos estamos pintando y se desata una pelea frente a nosotros y se pone bastante caliente. Estoy como asustada porque todos gritan, se lanzan los puños, no tengo idea de lo que está pasando. Dos policías se arremolinan y comienzan a llevarse a estos tontos. Me asusto tanto, estoy como “no, no, no, no puedo ver que alguien reciba un disparo en este momento y muera”. Mi amigo Joko dice: “No, está bien, los policías en Francia no llevan armas”. Mi mente explotó. Viniendo de los Estados Unidos, los policías disparan a la gente como si nada. Así que me sentí tan aliviada que no se volvió demasiado loco y me sentí segura en una situación tan imprecisa. Los policías nos miraron pintando una pared (lo cual es ilegal) y no les importó, simplemente se marcharon. Yo estaba volando.

¿Quiénes son algunos artistas importantes, pasados ​​o presentes, que admiras o te inspiran?
En este momento estoy inspirada en Tierra Whack, Frida Kahlo, Barbara Kruger, Mike Kelly, Kerry James Marshall, Peggy Noland y Henri Toulouse Lautrec. Realmente admiro su trabajo porque todos juegan con identidad, fluidez y todos tienen una voz fuerte y un mensaje poderoso.

¿Cuál fue la última obra de arte, que te movió? ¿Qué fue lo que te conmovió de ese trabajo en particular?
La pieza que me viene a la mente es la de Frida Kahlo, “Hospital Henry Ford (La Cama Voladora)”, una pintura de 1932. La vi en su Casa Azul, que ahora es un museo, en Coyoacán, México. Me sorprendió lo pequeña que era. La imagen es tan poderosa que siempre la imaginé como un gran cuadro, solo tenía 30,5 x 38 cm. Simplemente la aprecié porque documentó un momento tan doloroso en su vida. No puedo imaginar la cantidad de dolor que vivió, pero estaba pintada de manera tan bella y tan intrincada con inmensos detalles. Examiné el cuadro de esquina a esquina y lo observé durante casi 20 minutos. No pude superarlo, sentí que estaba allí.

¿Cuáles son tus Vans favoritos?
Mis Vans favoritas son los clásicos Slip-On a cuadros negros y rosados. Tuve un par cuando era adolescente y eran mis favoritos. Los tuve por años y tuvieron pequeñas lágrimas, agujeros, gotas de pintura, y los usé tanto que se moldearon perfectamente en mis piecillos. Eran perfectos, los extraño mucho.

¿Qué tienes planeado para el futuro?
Planeo explorar algunas ciudades en los E.E.U.U. y pintar más murales. Planeo trabajar con más comisiones de arte público, por lo que puedo compartir mi arte con diferentes comunidades. También estoy deseando hacer más ropa y expandir mi tienda. Tengo muchas ganas de comenzar nuevas colaboraciones con artistas y marcas que conozca a lo largo del camino, lo que me ayudará a aprender nuevas técnicas, perspectivas y nuevos entornos en los que puede vivir mi arte.

SIGUE A SOFIA | WEBSITE | INSTAGRAM 

Tags: