Escribe para buscar

Meet Me in the Bathroom: la expo sobre el libro de la escena del rock neoyorkino en los 2000

Meet Me in the Bathroom: la expo sobre el libro de la escena del rock neoyorkino en los 2000

Andrea López Estrada 13 octubre, 2019

La relación entre Nueva York y el arte siempre ha sido estrecha. Nueva York ha sido el lugar de nacimiento de movimientos artísticos, fuente de inspiración para películas y canciones y un refugio para los artistas de todo el mundo. Allí, el art rock, el rap, el jazz y el punk florecieron, bandas como Velvet Underground, Beastie Boys, Blondie, Ramones y Talking Heads se encargaron de darle sonido. La música siempre ha sido crucial para la vida de la ciudad. 

Flyers de shows de Interpol, The Strokes, Tiswas y más en sus inicios exhibiéndose en The Hole.

El 11 de septiembre de 2001, Nueva York sufrió un golpe devastador después del ataque a las Torres Gemelas, lo cual además de repercutir en la política mundial, mermó considerablemente el espíritu de la que antes era “la ciudad que nunca duerme”. Recuperarse fue difícil y justamente fue a partir de la música que la ciudad comenzó a revivir. Con el surgimiento de bandas como The Strokes, Yeah Yeah Yeahs, Interpol y muchas otras más que llegaron de otros lados para buscar nuevas oportunidades, una nueva escena musical creó un estruendo en la ciudad que había quedado en silencio. 

Por poco más de 10 años, este movimiento musical no sólo reestructuró la ciudad, –cambiando la demográfica de Nueva York, “colonizando” Williamsburg y gentrificando Brooklyn–, sino que también le dio una nueva forma a la industria musical a partir del internet, el surgimiento de nuevos medios (como Vice y Pitchfork) y las nuevas tecnologías. Lizzy Goodman hizo un recuento de esta década a partir de su experiencia como habitante, testigo y también de su trabajo como periodista musical. Goodman entrevistó a decenas de personalidades que fueron los protagonistas de aquella década y recopiló todo en el libro Meet Me in the Bathroom: Rebirth and Rock and Roll in New York City 2001-2011 (2017). El libro recoge los testimonios de los integrantes de TV on the Radio, Yeah Yeah Yeahs, Interpol, LCD Soundsystem, The National, Vampire Weekend, The Rapture, The Kills, Kings of Leon, MGMT, The Strokes, además de personas como Jack White, Kim Gordon (Sonic Youth), el periodista de música y cultura pop Simon Reynolds, Brandon Flowers (The Killers), Alex Kapranos (Franz Ferdinand), los fundadores de disqueras como Matador, DFA y Third Man Records, así como publicistas, managers, bloggers, modelos, actores, diseñadores y fotógrafos que vivieron de cerca todo esto.

Portada del libro de Lizzy Goodman


Durante el mes de septiembre, en la galería The Hole en Nueva York, se realizó una exhibición inspirada en el libro la cual fue presentada por Vans. La exhibición fue curada por Lizzy Goodman y la directora de cine Hala Matar y reúne piezas que ilustran la crónica de Goodman. Fotografías, instalaciones, flyers y otras piezas formaron parte de esta exhibición, en la cual podían encontrarse algunos de los vestuarios usados por Karen O de los Yeah Yeah Yeahs diseñados por Christian Joy, la sesión fotográfica que Colin Lane tomó para la portada del Is This It? de The Strokes, algunas pinturas de Paul Banks de Interpol, instalaciones de Spike Jonze y de Michel Gondry, dibujos de Tunde Adebimpe de TV on the Radio, una pintura de Luke Jenner de The Rapture, fotografías de Nick Zinner de Yeah Yeah Yeahs, el arte original de la portada de Show Your Bones que hizo Julian Gross, pinturas de Alison Mosshart de The Kills y varios objetos más creados por los mismos músicos, fotógrafos, artistas plásticos y cineastas que retratan la estética y momentos claves de ese movimiento.

Instalación de Spike Jonze

The Hole remitía a los muros y los baños de los bares de lugares como CGBG o cualquier otro “dive bar” de la época mientras que se escuchaba el soundtrack de esos años. Se hicieron durante el mes que duró la exhibición pláticas con algunos de los músicos que participaron, firmas de libros, incluso cocteles con DJs invitados, una de ellas la propia Lizzy Goodman. Todas las obras estaban a la venta, algunas que iban desde los $800 dólares hasta los $100,000.

Acá pueden ver más piezas de la expo.

Tags: