Escribe para buscar

Un viaje al pasado con Tony Hawk’s Pro Skater

Este texto tiene la intención de ser una anécdota personal. Todo a causa de la llegada de Tony Hawk a la familia Vans, pues para mí significó remover sentimientos nostálgicos de la infancia y adolescencia.

‘The Birman’ siempre ha innovado en su estilo de patinar y su faceta como empresario. Esta última me interesa abordar en esta entrada, ya que desde las primeras consolas del Playstation y Xbox, supo que había un nicho de mercado ahí: los videojuegos. De ahí que muchos de nosotros ajenos al mundo de las tablas, rampas y trucos, tuvimos un acercamiento al mundo del skate.

crédito: Activision

Tony Hawk’s Pro Skater fue el nombre del primer videojuego de la leyenda Hawk, el cual llegó en 1999. El juego fue desarrollado por Neversoft y distribuido por Activision (quienes se encargaron de casi todas las versiones posteriores) y sólo era para el primer Playstation (sí, el que era una caja dura gris) en un inicio. Traía puro skater de finales de los 90s como Andrew Reynolds, Chad Muska y Geoff Rowley; además de algo que marcaría a la saga, el soundtrack que para esta primera versión era de 10 canciones. Elemento de suma importancia en los videojuegos de Tony Hawk, puesto que entendía la relación con la música. Patinar en un skatepark cerrado y escuchando a los Dead Kennedys desde casa era una invitación a la rebeldía.

Al año siguiente, llegó Tony Hawk’s Pro Skater 2 que era muy similar al primero y una que otra mejora en las gráficas. Claro, era entendible que las gráficas eran rudimentarias para el videojuego que exigía de movimiento, pero a pesar de eso ambas ediciones eran innovadoras. La perfecta democratización del skate para los gamers como yo. Esta edición fue la que más jugué en mi infancia y probablemente la jugaba diario, escogiendo a Rodney Mullen.

Aquí es importante agregar la odisea que era encontrar este tipo de videojuegos. No había en tiendas y en recorridos familiares por el Centro de aquel Distrito Federal, teníamos que pasar a los puestos piratas. Esos eran los puntos de distribución donde pude adquirir esas versiones que jugué hasta el cansancio y descomponer mi PS.

Crédito: Activision

Sin embargo, mi sentimiento gamer regresó cuando tuve el XBOX y sobretodo en 2006 con el Project 8, juego del patrón Tony Hawk. Ojo, creo que aquí en México nunca llegó la versión para XBOX sino para la 360, pero la tenía gracias a un puesto de Meave. En esta versión me atrapó desde el momento en que metí el disco y vi las mejoras de en gráficas: los movimientos acartonados habían terminado. Había más realismo en los skateparks y en los skaters como Dustin Dollin, Lyn-Z Adams, Stevie Williams y mi favorito Nyjah Huston (¡tenía mi misma edad unos 11-12 años y ya estaba en un videojuego!); además de otros personajes secretos como Christian Hosoi, Travis Barker y Jason Lee, sí así de random, pero increíble.

¿Y el soundtrack? Una delicia perfectamente curada. No sólo había punk, skate o hardcore. Metieron hip-hop, “alternativo” y hasta funk. Ramones, Sonic Youth, Kasabian, Kool and the Gang, Nine Inch Nails, Mogwai, Gnarls Barkley, Typical Cats y más en un mismo videojuego mientras patinaba con el joystick en techos, pasillos de escuela, juegos de diversiones y demás parques temáticos.

Esas 3 versiones marcaron precedente en mi vida gamer. Me dieron la alegría de hacer trucos imposibles, imposibles para un sedentario del skate. A eso sumarle los descubrimiento que fui haciendo poco a poco. Porque gracias a Tony Hawk’s Pro Skater amplió mi universo del skate; pude practicar mi inglés; pude conocer bandas como Bad Religion, Suicidal Tendencies, Lagwagon, Millencolin, Descendents o Saves The Day; pude darme cuenta que había morras patinadoras; pude divertirme.

Todo ese viaje al pasado se debió al fichaje de Vans, gracias Tony.

Por cierto, digan no a la piratería.

Tags: