LOADING

Escribe para buscar

Apenas dimos unos pasitos alrededor del Parque México, cuando los ladridos de cientos de perritos nos indicaron el camino para llegar al espacio en el que experimentamos lo que es un #PetsAndVans (total)

 

Vans puso rampas para subir y bajar, una zona de picnic, repartió kits a los visitantes que incluían un paliacate checkers y ¡helados de Don Paletto! para humanos y caninos. Tiza, la perrita con la que iba, fue más fan del cono, sin embargo vi a varios bípedos pidiendo doble helado para su perro y comiéndoselos ellos solos. No se les debe juzgar, la verdad estaban buenísimos.

 

 

Obvio no podía faltar un photo-op donde mascotas y sus humanos amaestrados podían tomarse un retrato que les recordara lo increíble que la pasaron.

 

Además de la emoción generada por convivir con tantos perritos, jugar con ellos y acariciarlos, estuvimos en contacto con pura guapura canina descontrolada. Miren nada más.

 

#PetsAndVans logró hacernos más conscientes de muchas de las realidades caninas que luego no te cuentan.

Tuvo lugar una breve clínica con veterinarios de primera que hablaba de los cuidados básicos y necesarios para tener a nuestras mascotas felices y sanas, y también pudimos conocer a algunas de las mejores  iniciativas de cuidado y albergues para perros que esperan un amigo que los adopte.

Gracias a la presencia de los refugios, conocimos los cuidados que tienen con ellos,  el enorme trabajo que eso implica y la forma de ayudarlos (donativos en dinero y especie y difusión de la adopción).

Es más, si no tenías un canino que te acompañara, podías darle un paseo a uno de los que llevaban los refugios. Amor por todos lados.

 

Así transcurrió la mañana, en entre puro perro guapo y además convivimos con la querida Livier Zúñiga, que a través de su proyecto Pets and Sounds nos deja ver cuánto amor siente por los animales, y además nos ayudó a hacer unas cápsulas que pronto podrás ver por acá.

 

Tiza y yo la pasamos padrísimo este domingo. Jugamos, aprendimos, olimos y lamimos lo que se dejara (bueno, Tiza, yo no). Toda la familia Vans estaba ahí, incluyendo a nuestros skaters, hasta Itzell Granados se echó unos trucos guiada de su mascota.

 

La convivencia con tantos perritos saca lo mejor de uno. De verdad que ha sido uno de los mejores domingos en años. ¿Y ustedes? ¿cómo pasaron su domingo?

¿Estuvieron ahí? Si sí, compartan lo vivido en sus redes con el HT #PetsandVans

Tags: